terça-feira, 29 de novembro de 2011

pas de deux

como gasto papeles recordándote, como me haces hablar en el silencio
como no te me quitas de las ganas, aunque nadie me ve nunca contigo
y como pasa el tiempo que de pronto son años, sin pasar tú por mi, detenida
te doy una canción si abro una puerta y de las sombras sales tú
te doy una canción de madrugada cuando mas quiero tu luz
te doy una canción cuando apareces el misterio del amor
y si no apareces no me importa, yo te doy una canción
si miro un poco afuera me detengo la ciudad se derrumba y yo cantando
la gente que me odia y que me quiere
no me va ha perdonar que me distraiga
creen que lo digo todo que me juego la vida porque no te conocen ni te sienten
te doy una canción y hago un discurso sobre mi derecho ha hablar
te doy una canción con mis dos manos, con las mismas de matar
te doy una canción y digo patria y sigo hablando para ti
te doy una canción como un disparo, como un libro, una palabra,
una guerrilla,
como doy el amor

Ele passou a vida escrevendo toda a fome. Andarilho das necessidades, versou no horizonte lágrimas que vazavam, respirou o ranger dos portões em cantos e gestos, pisou descalço em cascalhos, andou sobre as próprias mazelas, inflamou janelas e portas ao amanhecer de tons e acordes, e não está no passado, é hoje presente, no dia e na data. Silvio Rodríguez - em tempos zarolhos, o par multivisão da bailarina de Chico Buarque e Edu Lobo, com ele nasci geração e a ele ergo aqui o brinde da verdade.


ojalá que las hojas no te toquen el cuerpo cuando caigan
para que no las puedas convertir en cristal
ojalá que la lluvia deje de ser milagro que baja por tu cuerpo
ojalá que la luna pueda salir sin tí
ojalá que la tierra no te bese los pasos
ojalá se te acabé la mirada constante, la palabra precisa, la sonrisa perfecta
ojalá pase algo que te borre de pronto: una luz cegadora, un disparo de nieve
ojalá por lo menos que me lleve la muerte, para no verte tanto, para no verte siempre
en todos los segundos, en todas las visiones: ojalá que no pueda tocarte ni en canciones
ojalá que la aurora no dé gritos que caigan en mi espalda
ojalá que tu nombre se le olvide a esa voz
ojalá las paredes no retengan tu ruido de camino cansado
ojalá que el deseo se vaya tras de tí, a tu viejo gobierno de difuntos y flores


Nenhum comentário: